Rajoy, genuflexo ante los chantajistas

[foto de la noticia]

LUIS MARA ANSON

A Mariano Rajoy le asusta abrir un nuevo frente poltico, acogotado como est por la crisis econmica y la crnica anunciada de un otoo hipercaliente, con los incendios de las mil y una manifestaciones sindicales callejeras. El presidente es demasiado sagaz para no advertir en toda su dimensin el costo de imagen y popularidad que supone su poltica merengosa ante Eta. Durante la larga etapa de la oposicin, su denuncia de la indignidad nacional de Zapatero, al negociar el lder socialista de t a t con los etarras, bordeando el delito de colaboracin con banda armada, proporcion al dirigente del PP copiosa municin y el respaldo popular, incluso en multitudinarias manifestaciones ciudadanas.

Pedro Arriola, la eminencia gris de Rajoy, el gur de los palacios monclovitas, hombre muy seguro en sus errores, le viene recomendando al presidente, desde el pasado mes de diciembre, que no abra el frente de Eta. Moncloa ha cubierto con la tierra del olvido la deslegalizacin de Bildu, prometida durante la campaa electoral. Y la poltica penitenciaria, zarandeado Jorge Fernndez por la agresividad etarra, est ensoberbeciendo a la banda criminal. Los terroristas saben que Rajoy quiere evitar a toda costa que se ponga en marcha de nuevo la caravana de los atentados, los crmenes y los secuestros. Y, claro, se aprovechan hasta la nusea de la blandenguera marianita. La imagen de Rajoy, de hinojos ante Eta, ha sublevado a una parte no desdeable de la opinin pblica.

El caso Bolinaga resulta paradigmtico. El terrorista se envanece con cinismo de una biografa plagada de asesinatos y secuestros. "Pues que se muera de hambre ese carcelero", mascull cuando fue detenido, negndose a revelar la ubicacin del zulo donde prolong la tortura de Ortega Lara a lo largo de 532 das. Despus, durante el juicio y en la prisin, ha permanecido insultante sin dar la menor seal de arrepentimiento. Teniendo en cuenta las trampas de Eta, no estara de ms que se exigiera una segunda opinin mdica sobre el cncer del asesino terrorista, no vaya a ser que el calificativo de "terminal" sea una aagaza ms para eludir la prisin.

Genuflexo ante el chantaje etarra, Mariano Rajoy hace como que no se entera de lo que est sucediendo y de la reaccin de la opinin pblica ante el caso Bolinaga. Tiene razn Arriola? Tienen razn los que consideran que la medida de gracia est fuera de lugar en este caso? Difcil es contestar a esas preguntas. Parece claro que no conviene encizaar ms la situacin crtica por la que atraviesa Espaa. Pero tambin resulta evidente que el Estado de Derecho, si quiere continuar sindolo, no puede ceder ante el abierto chantaje de una banda terrorista, a la que Zapatero entreg la gobernacin de una provincia vascongada y de muchas decenas de pueblos, amn la representacin parlamentaria en el Congreso de los Diputados. Una banda, en fin, que se enseorea en el ejercicio totalitario del poder poltico, robusteciendo la dictadura del miedo que desde hace cuarenta aos padece el Pas Vasco, donde las elecciones no son ni libres ni democrticas.

Abnese a El Mundo en Orbyt

Descubra Orbyt

ORBYT, el primer quiosco digital multisoporte:

  • ORBYT, es una nueva forma de leer el peridico, un autntico quiosco digital al alcance de su mano donde se pueden encontrar todos los contenidos de EL MUNDO, MARCA, EXPANSIN, TELVA... con todos sus suplementos, revistas y ediciones.
  • Nuestras aplicaciones para iPad, iPhone, BlackBerry y dispositivos Android son innovadoras y cmodas que le permitirn la lectura de cualquier edicin.
  • Con Orbyt disfrutar de la mejor informacin donde y cuando usted quiera.
  • Bienvenido a Orbyt, bienvenido al primer quiosco digital multisoporte.

Aplicaciones para Otros dispositivos

iPhone

Disfrute en Orbyt desde tu iPhone!.
Descargue la aplicacin gratis.

iPad

Entre en Orbyt desde si iPad en cualquier momento y en cualquier lugar.
Aplicacin gratuta en Apple Store.

Blackberry

Orbyt ahora tambin le mantiene informado desde su Blackberry
Aplicacin gratuta en App Word.