Editorial | La Guerra Civil o
la memoria como paranoia

Han pasado 75 aos desde aquel 18 de julio de 1936 en el que comenz la Guerra Civil. Durante casi 40 aos, el franquismo conmemor este aniversario como la fiesta nacional que evocaba su victoria. Desde la muerte del dictador, la fecha es el recordatorio de un sangriento enfrentamiento que dividi a los espaoles.

Aunque han transcurrido tres generaciones desde aquella fecha, todava hay sectores a uno y otro lado del espectro poltico que pretenden reinterpretar lo que sucedi en 1936 en funcin del presente. Unos pretenden ver solamente un golpe de Estado reaccionario contra una impoluta legalidad republicana, mientras que otros justifican el alzamiento militar en nombre de los muchos errores cometidos por la Repblica, empezando por la sectaria Constitucin de 1931.

La revisin del pasado en los ltimos aos, incluyendo la Ley de Memoria Histrica de Zapatero de octubre de 2007, ha trado consigo una especie de paranoia o delirio obsesivo por interpretar todo lo que sucede en el presente en funcin de las claves polticas de la etapa republicana y de la Guerra Civil, como si Espaa fuera la misma que la de hace ocho dcadas.

Deca Santayana que los pueblos que olvidan la Historia estn condenados a revivirla. Es cierto. Pero «el presentismo» o reinterpretacin del pasado a travs del presente puede convertirse en una enfermedad que nos nubla la mente y nos impide juzgar con ecuanimidad lo que sucedi entonces.

A estas alturas, los muertos del 18 de julio deberan ser un patrimonio comn para evitar caer en el error de distinguir entre buenos y malos, ya que nadie tiene el monopolio de los ideales y en ambos bandos se cometieron atrocidades execrables. Esto -que resulta tan elemental- sigue sin ser aceptado por los revisionistas de uno y otro lado, que siguen empeados en un relato sectario de la contienda.

Pero no todos los espaoles de entonces participaron en esta guerra cainita. Una minora qued al margen y decidi marcharse de este pas, tal vez porque quera constituirse como una especie de reserva moral para un futuro en paz. Pero casi todos ellos tuvieron un destino trgico, atrapados entre la retrica del fascismo y la tentacin totalitaria de la izquierda. Estamos hablando de los Ortega y Gasset, Prez de Ayala, Maran, Po Baroja, Chaves Nogales y otros a los que les repugnaba el espectculo de la destruccin del contrario.

Ese espritu de la tercera Espaa es el que aflor durante la Transicin, una etapa en la que pudimos ver al sobrino de Calvo Sotelo, asesinado en vsperas de la Guerra Civil, presidiendo un Gobierno democrtico con Carrillo, Alberti y La Pasionaria sentados en el Congreso. Por primera vez en mucho tiempo, tal vez en varios siglos, una generacin de espaoles se pona de acuerdo en cerrar las heridas del pasado y en aparcar los enfrentamientos histricos.

Si hace 30 aos esa generacin de los hijos de quienes lucharon en la Guerra Civil era capaz de olvidar el pasado y pensar en la Espaa del futuro, hoy la generacin de los nietos vuelve a reabrir aquellas viejas heridas y a hacer una lectura del pasado que suscita la divisin entre los ciudadanos.

En este sentido, la Ley de la Memoria Histrica no ha servido para reconciliar a los espaoles ni para ayudarles a tener una visin ms objetiva del pasado sino para agudizar esos persistentes demonios familiares que alimentan nuestra paranoia. Miremos, de una vez por todas, hacia delante y olvidemos esa idea de la Historia como un fantasma que nos persigue y saca lo peor de nosotros.

Abnese a El Mundo en Orbyt

Descubra Orbyt

ORBYT, el primer quiosco digital multisoporte:

  • ORBYT, es una nueva forma de leer el peridico, un autntico quiosco digital al alcance de su mano donde se pueden encontrar todos los contenidos de EL MUNDO, MARCA, EXPANSIN, TELVA... con todos sus suplementos, revistas y ediciones.
  • Nuestras aplicaciones para iPad, iPhone, BlackBerry y dispositivos Android son innovadoras y cmodas que le permitirn la lectura de cualquier edicin.
  • Con Orbyt disfrutar de la mejor informacin donde y cuando usted quiera.
  • Bienvenido a Orbyt, bienvenido al primer quiosco digital multisoporte.

Aplicaciones para Otros dispositivos

iPhone

Disfrute en Orbyt desde tu iPhone!.
Descargue la aplicacin gratis.

iPad

Entre en Orbyt desde si iPad en cualquier momento y en cualquier lugar.
Aplicacin gratuta en Apple Store.

Blackberry

Orbyt ahora tambin le mantiene informado desde su Blackberry
Aplicacin gratuta en App Word.