Bonus para tuiteros:
El hombre incapaz de contenerse

RUBN AMN

Conozco a Casandra. Me refiero a la autora -o al autor- del memorial vitrilico que apareci en Francia hace unos meses para denunciar la bragueta incontenible de Dominique Strauss-Kahn. Se vali de un seudnimo para prevenirse de las represalias. No era un capricho la eleccin del alias. Casandra era la figura mitolgica -el pjaro de mal agero- que advirti a los troyanos de las inminentes calamidades. No la escucharon. Tampoco ha parecido darse por aludido DSK, por mucho que el libro anticipaba los peligros que amenazaban la carrera poltica y la peripecia existencial del mesas de la gauche divine.

Hagamos memoria: «Dominique Strauss-Kahn es un ogro. Y es perfectamente consciente de que tiene que ponerse a dieta si pretende asumir nuevas responsabilidades. No logra dominarse. Cada tentacin que pasa debajo de su nariz le provoca la inmediata salivacin. Es como un depredador que est siempre al acecho». Se refera Casandra particularmente al vuelo de unas faldas o la captura de un escote. Sin distincin de clases, nacionalidades ni edades. Tampoco de profesiones, ya lo hemos visto.

De hecho, el libro cuenta que Strauss-Kahn se entretuvo con una camarera mexicana en un hotel azteca y que descuid la hora de la conferencia internacional porque la coyunta se haba demorado en exceso. Viene a cuento evocar el episodio por cuanto resulta una prueba, un antecedente, un psimo augurio de cuanto ha sucedido entre las paredes del Hotel Sofitel de Manhattan.

Deca Franois Truffaut que el cine americano, ambiguamente moralista y puritanamente ambiguo, retrataba una cpula como si fuera un homicidio y un homicidio como si fuera una cpula. DSK se ha quedado a medio camino entre la cpula y el homicidio, de tal forma que la opinin pblica de EEUU, consternada por los vdeos sexuales que entretenan a Osama bin Laden en Abbottabad, ya lo ha condenado.

Y Casandra ha reaparecido en la actualidad con su libro. Que se titula Los secretos de un presidenciable y que recobra su brillo en los escaparates con un marcapginas a modo de guillotina. Tambin corta el papel, tanto como el filo de una hoja: «Strauss-Kahn es incapaz de contenerse», cuenta Casandra. «La obsesin sexual le impide mantener una relacin profesional y serena con las mujeres. Cualquiera despierta sus apetitos a la menor insinuacin». La versin de Casandra consiste en que la tercera esposa del poltico, Anne Sinclair, periodista reputada y de religin juda como l, se ha resignado a los desahogos del cnyuge. No lo hicieron sus anteriores dos mujeres -de ellas tiene cuatro hijos-, pero ella esperaba que la edad y la madurez de DSK desdijeran sus peripecias donjuanescas. El salto cualitativo consiste ahora en que se ha franqueado el lmite de un delito. Se han apresurado a remarcarlo los diputados conservadores del partido de Nicolas Sarkozy, entre otros motivos porque el frgil presidente se ha desembarazado de su principal rival gracias a la carambola del Sofitel.

Francia es una falocracia, como prueban la bigamia de Franois Mitterrand, la fama incontenible de Jacques Chirac y el historial de la actual elsea pareja, pero es que Strauss- Kahn ha sobreestimado su poder. Las tres siglas que lo identifican demuestran que ha adquirido un rango aristocrtico. No le sucede a muchos franceses. Acaso Yves Saint Laurent (YSL) y Bernard-Henri Lvy (BHL). Descontada la presuncin de inocencia, DSK ha podido perderse por la bragueta.

Abnese a El Mundo en Orbyt

Descubra Orbyt

ORBYT, el primer quiosco digital multisoporte:

  • ORBYT, es una nueva forma de leer el peridico, un autntico quiosco digital al alcance de su mano donde se pueden encontrar todos los contenidos de EL MUNDO, MARCA, EXPANSIN, TELVA... con todos sus suplementos, revistas y ediciones.
  • Nuestras aplicaciones para iPad, iPhone, BlackBerry y dispositivos Android son innovadoras y cmodas que le permitirn la lectura de cualquier edicin.
  • Con Orbyt disfrutar de la mejor informacin donde y cuando usted quiera.
  • Bienvenido a Orbyt, bienvenido al primer quiosco digital multisoporte.

Aplicaciones para Otros dispositivos

iPhone

Disfrute en Orbyt desde tu iPhone!.
Descargue la aplicacin gratis.

iPad

Entre en Orbyt desde si iPad en cualquier momento y en cualquier lugar.
Aplicacin gratuta en Apple Store.

Blackberry

Orbyt ahora tambin le mantiene informado desde su Blackberry
Aplicacin gratuta en App Word.